Seguidores

DEBERÍAMOS VIVIR MIRÁNDOLO TODO COMO SI LO ESTUVIÉSEMOS CONTEMPLANDO POR PRIMERA VEZ O POR ÚLTIMA

viernes, 18 de febrero de 2011

Una convocatoria literaria:Este jueves un relato "WORLD BUILDER"


Nacieron gemelas siamesas unidas por el tórax; por suerte no estaba implicado ningún órgano ni vaso importante por lo que la cirugía separó sin problemas sus cuerpos aunque no pudo separar sus almas. Antes de hablar ya tenían su idioma propio y más tarde, cuando hubo que comunicar con “los otros” una empezaba la frase y otra la terminaba, tal era su conexión. Pasaron las mismas enfermedades, se enamoraron de dos gemelos, estudiaron la misma carrera e incluso tuvieron una hija cada una por las mismas fechas; vivían la vida al unísono aunque las separaran cientos de kilómetros. Hablaban diariamente durante horas, se mandaban correos, pero para las cosas importantes, para los sentimientos, jamás les hizo falta intermediario: eso lo sentían en las entrañas, sentían el dolor, la alegría, la angustia de la otra como propia.
Por eso aquella noche en que despertó sobresaltada, con la sensación de caer cada vez más rápido por un túnel sin fondo, gritó aterrorizada. Tranquila, es una pesadilla, le había dicho su marido. Pero no, eso era diferente, aquel dolor de cabeza insoportable, el miedo que le encogía el cuerpo… eso era otra cosa. Antes de descolgar el teléfono ya lo sabía. Un coche derrapó bajo la lluvia ; su hermana estaba en coma.
Tomó el primer avión y corrió a su lado. Estuvo meses junto a aquella cama, ni familia, ni trabajo, nada importaba sino aquel cuerpo idéntico al suyo que se consumía inmóvil. Percibía el terror de una mente viva atrapada en un cuerpo muerto. No podía irse porque ella era su única salvación; en los momentos en que la sentía caer en la angustia suprema, remontaba su mente igual que un pájaro llevando entre sus alas la mente de su hermana, y juntas volvían a los días felices, a la playa en que jugaron de niñas, a la vieja casa de la abuela…, ella conseguía recrear el mundo para su hermana, podía llevar el mensaje de los sentidos a aquel espíritu suspendido entre dos dimensiones.
Y ahora esto. El protocolo del hospital, - “Su hermana está clínicamente muerta”. Lloró, suplicó, exigió, recurrió a todo lo que podía ofrecerle una posibilidad, pero una orden del juez acabó con sus esperanzas. El psiquiatra del hospital intentó consolarla ¿qué sabía él? ¿acaso había podido entender lo que es tener un cuerpo con dos almas o un alma repartida en dos cuerpos? Se rió en su cara cuando él le dijo que todo era producto de su mente, seguro que eso acabó de convercerlo de que estaba loca. Su ciencia no le permitía intuir que la realidad no es más que un sueño de la mente, y ella podía soñar por su hermana. ¿qué era estar vivo, pues?
Rendida, apoyó la frente en la cama, sobre la mano inerme de su igual. Quizá se durmió, seguramente. En el sueño, su hermana estaba de pie a su lado, cubierta con una pesada capa oscura. Con esfuerzo consiguió zafarse de ella y emergió radiante, con la belleza que tuviera en su juventud. Sonrió y la besó en la boca. Se deslizó, etérea, hasta la ventana y allí, envuelta en un rayo de sol, nimbada por el polvo dorado, poco a poco fue fundiéndose en luz.
La pequeña comitiva que entró en la habitación la despertó; unos minutos después el pitido continuo de los monitores anunciaba la partida de su hermana… un frío intenso se apoderó de ella, abismos negros cayeron sobre su pecho ahogándola, intentó gritar, agarrarse a algo, pero la vida huía también de su cuerpo. En el colmo de la agonía, un lejano punto de luz, agrandándose, succionándola, llevando de nuevo el aire a sus pulmones. Una mano conocida, la de su querida gemela o quizá la suya propia, surgiendo de aquella nada luminosa, la conducía de vuelta a la vida. Sintió la caricia de un beso en su boca y abrió los ojos al mundo, esta vez …sola.


27 comentarios:

  1. UY, Estábamos convocados este jueves o me he perdido????

    Qué escalofrío de relato, Marisol! Menos mal que este viernes estoy contenta sino me deprimes del todo... Es broma, mujer. Muy bien unida esa fantasía con la realidad y bien confundidas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Uf! ¡Qué real! Parecía estarlo viviendo. Buen relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un magnífico relato, digno de ser llevao al cine.
    Prodigiosa imaginació, tanto para los personajes como para las situaciones.
    Me ha encantado, como siempre, querida Marisol.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Marisol, es un relato estupendo, muy emocionante. No sé qué se debe sentir al tener un alma gemela como las que describes, pero debe ser algo así a lo que nos transmites.

    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Los gemelos univitelinos tienen experiencias muy parecidas a las que relatas tan magistralmente. La comunión entre ellos a veces es inexplicable pero existe.
    El momento de decidir sobre la conexión o desconexión de un ser querido es o puede ser uno de los momentos mas duros al que se puede enfrentar una persona.
    un relato muy real escrito con gran sensibilidad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. En mi blog agradeciendo regalos te he dejado un regalito. Me gustaría que fuera de tu agrado y lo aceptaras. Como siempre con total libertad. Tu decides
    Un abrazo y buen finde
    http://katy-agradeciendoregalos.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Mare de Deu, Marisol. Sabes, en este relato se ve una clave muy clara, la conexión entre las hermanas. Luego el desarrollo es precioso y, con todo lo que supone esta expresión, muy emocionante, llega muy dentro, mucho.
    Un abrazo. Y felicitaciones por tu relato.

    ResponderEliminar
  8. Marisol mágnifica forma de narrar esos sentimientos, amigos gemelos han comentado en ocasiones esas sensaciones de uno para con el otro,.Me encogiste el corazón. Triste historia pero precioso relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ehh estoy super perdida creia que este jueves descansamos, que era el proximo que volviamos a la convocatoria..
    En todo caso un relato precioso.
    Primavera

    ResponderEliminar
  10. He escuchado historias de gemelas que sienten una el dolor de la otra y (a distancia) sufren al unísono. Es un fenómeno apasionante.
    Triste y hermosa historia la que nos dejás hoy, nunca son fáciles las despedidas y menos en este caso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. ¡Lo sabía! sabía que uso de la palabra sería en tus manos tan magistral como siempre.
    Relato lleno de alma y metafísica ¿quién puede atreverse a tratar de definir la comunión existente entre dos que han corpatido cuerpo en la más literal y real acepción de compartir? Sensaciones, que al final definen las reacciones. La medicina es tán atrevida tantas veces para determinar sobre la carcasa del alma. Has empatizado de forma absolutamente creíble con la situación, haciéndola llegar impregnada de sentimiento.
    Me ha encantado.
    Un beso Solete
    Mariví

    ResponderEliminar
  12. Fantástica historia Marisol, me he metido dentro y casi me he quedado sin aire, tu manera de relatarlo te enreda y te atrapa desde la primera frase y casi sin respirar hasta la última. Digna de un buen guion.
    Como siempre encantada de leerte y de todo cuanto encuentro aquí.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Una maravilla. Dos Almas gemelas suman una. Tu narrativa es impresionante, y nos llevas de la mano (esta vez con el corazón encojido) hasta el final.
    Besinos

    ResponderEliminar
  14. Me gustó ese final: impacta, pero pienso en esa posibilidad que tiene a partir de ahí de ser un individuo autonómo, independiente.
    Buenas letras, Marisol, que vas hilvanando en un interesante relato.

    un fuerte abrazo jueverísimo.

    ResponderEliminar
  15. A todos, GRACIAS !! Vuestros comentarios dan el contrapunto al relato. Yo siempre digo que no escribo, que juego a muñecas porque cuando era niña no me gustaba peinar ni hacer comiditas a mis muñecas, pero les preparaba unas aventuras tremendas, que iba improvisando sobre la marcha. Ahora me parece que he vuelto a la infancia (¿o será síntoma de senilidad?) y juego con los personajes, mis muñecas virtuales... y a veces les hago alguna mala pasada.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Lo primero, ¡¡anda que ya te vale!!¿sintomas de que?...ahhh!! de vitalidad, bien y lo segundo...

    Me ha encantado tu relato que desencadenado en un duro final, es un ejemplo de amor y dificil aceptación de la marcha de una persona mas que querida.

    Perdona por tener q suprimir el comentario anterior, estoy un poco torpe y me dejé la mitad de las palabras atrás.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Una muy emotiva historia que nos habla de lo incondicional del amor de hermanos, capaz hasta de vencer a la muerte.

    saludos de co-juevera!

    ResponderEliminar
  19. Marisol, le has dado un vuelco al vídeo, lo conviertes en mellizo, qué escalofrío, que proceso de vidas parejas, compartirlo !todo!, casi, hasta la muerte. Genialmente dolorido tu relato. Besito.

    ResponderEliminar
  20. Que duro!!! si ya de por si perder a alguien querido es duro, perder a tu hermana, a tu igual.... me quedo sin palabras como ella se quedó sin vida.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Una expresión infinita de amor. Además he sentido ese escalofrío y aun tiempo gmucha ratitud. ¡Por lo demás, qué miedo me da ese abismo de morirme!
    A veces he pensado en estos meses de separaciones que, si a mi madre le pasasra algo yo me enteraría.

    Tésalo

    ResponderEliminar
  22. Muy bonita la historia y triste a la vez. Lo de las gemelas si que algo especial, siempre lo han dicho, tienen un sexto sentido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Muy buena Marisol esta historia que me ha encogido el estómago. Esa especial comunicación entre los gemelos es cierta y casi que auguraba un final como el que has escrito.
    Magnifico relato

    ResponderEliminar
  24. Estupendo relato, interesante, emotivo y bien contado. Siempre me han gustado las historias de gemelas, estoy convencida de la realidad de esas conexiones invisibles que existen durante toda su vida. Aquí incluso en la muerte.

    ResponderEliminar
  25. Trepidante relato, que te sugiere emoción desde el principio.
    Un final que no por esperado, resulta menos impactante y es debido a la riqueza y ritmo del texto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Marisol tu relato es sobrecogedor!
    Me maravilla como describes la fuerza y el poder que tiene la conexión de las hermanas que no solo comparten la misma sangre sino la misma celula de origen.
    Puedo casi palpar la impotencia de la que queda, ante los límites médicos, siendo que puede soñar una realidad para ambas.
    Emocionante y fuerte final! No podía ser menos!
    Besos

    ResponderEliminar
  27. hermoso relato...aunque siempre, como todos estos, tiene un deje amargo sobre el final...la soledad...y esas cosas..que lindo escribis...ya te sigo para futuros jueves y más relatos que escribas, espero pasar pronto... se hace dificil leer muchos blogs, sobre todo los jueves, cada vez más la familia se agranda. espero que no dejes de formar parte! besos!

    ResponderEliminar